Tom Heinzle

Compártelo:

Trabajar con Tom no es solo un privilegio para el paladar,
sino también para los nervios. Una exuberante selección de
los mejores alimentos, una considerable flota de parrillas
y un cuidado extremo para su juego de cuchillos. Y buen humor. Recetas:
ninguna, simplemente van surgiendo en el momento. Estamos en medio del trabajo
y sabemos que todo va a estar bien. Tom está siempre atento a lo que
se necesite para el desarrollo del libro, se detiene cuando es necesario,
repite los pasos y da tiempo para que se tomen las notas que hacen las cosas
más fáciles para el que está “detrás de escena”. Es la imaginación la
que lo guía e inspira para que los productos y especias se transformen en
una parrillada perfecta. Vemos a Tom trabajar con rigor, conectar aromas
con sabores y realizar combinaciones con una precisión y una claridad tal
que logra convertir los alimentos en hitos culinarios. Vivimos también la
asombrosa experiencia, aunque conteniendo la respiración, de que un libro
pueda ser creado incluso sin el corsé de recetas previamente concebidas y
meticulosamente pautadas.