Sandra Serra

Compártelo:

Ilustradora, Dibujante, Observadora.
El oficio del ilustrador es consecuencia de toda una vida en posición de testigo. El impulso de dibujar nace a partir de una intensa capacidad de observación que lleva a comunicar lo que se lee entre líneas y se manifiesta como algo invisible en lo cotidiano.
A partir de esto, me considero representante e intérprete del mundo invisible y me reconozco terrenalmente como una relatora de paisajes oníricos.
Me distingo por representar paisajes emocionales, retratos universales y mundos imaginarios donde se manifiesten los sentimientos colectivos que identifican al ser.
El espectador y yo misma, convergemos y nos vinculamos en sentimientos universales. Mi misión es conmover al espectador a través de esta convergencia y mi búsqueda se basa en su fiel interpretación.